Cómo purgar radiadores en cuatro pasos

Cómo purgar radiadores en cuatro pasos

Cómo purgar los radiadores, termostato

En Tubo-Plástica, somos expertos en soluciones de fontanería, y hoy seguimos contándote los mejores consejos para que tu casa esté siempre a punto. En este artículo, te vamos a enseñar cómo purgar los radiadores correctamente para aprovechar la calefacción en tu hogar.

Esta es una tarea muy sencilla, y es recomendable hacerla al inicio del invierno, pero para aquellos más rezagados o para quienes vean que su calefacción no rinde correctamente, ahora podréis saber cómo purgar los radiadores.

1º. Encender la calefacción

Cómo purgar los radiadores, termostatoEste paso es necesario para que toda la instalación comience a funcionar a pleno rendimiento. Deberás subir también el termostato de cada radiador de manera individual si fuera necesario. De esta manera, conseguimos que el aire de los conductos llegue a los radiadores y podamos purgar cada uno de manera completa. Recomendamos que esperes a que la casa esté totalmente climatizada, solo así te aseguras que los radiadores están comenzando a hacer su función.

2º. Detecta posibles fallos en los radiadores

Ahora, es cuando debes comprobar la temperatura de cada uno de ellos. Deberían calentar por igual, sino, hay algún problema. Toca cada uno de los radiadores buscando zonas frías, por lo general, la parte superior no llega a calentarse. Esto significa que puede haber aire o gas atrapado en la parte de arriba y por tanto necesitaremos purgar aquellos que estén en estas condiciones.

3º Purgar los radiadores

Una vez hayamos encontrado los radiadores que no están funcionando a pleno rendimiento, debemos aprender cómo purgar cada uno de ellos.

En primer lugar APAGA LA CALEFACCIÓN. De esta manera, evitarás quemaduras. A continuación deberás coger la llave del radiador o  según el modelo de instalación, es posible que un destornillador plano sea suficiente. Te aconsejamos que tengas un trapo o algún otro utensilio preparado para recoger posibles escapes de agua que haya una vez elimines el  aire. Además, te puede servir también para evitar quemarte.

Para proceder a purgar los radiadores, abre la llave o válvula con el destornillador girándola en el sentido contrario a las agujas del reloj. Escucharás ahora como un silbido, esto significa que está saliendo el gas y el aire, en cuento veas que este sonido cesa y comienza a gotear agua, cierra la válvula en el sentido contrario al anterior.

Con este procedimiento ya habrás conseguido purgar tus radiadores.

4º La comprobación final

Para saber si has tenido éxito, vuelve a encender la calefacción y repite el segundo paso. Busca posibles zonas frías en los radiadores y comprueba que toda la instalación calienta correctamente. En el caso de que no sea así, plantéate repetir el procedimiento de purgar los radiadores. Si el problema persiste, no dudes en llamar a un especialista, en Tubo-Plástica contamos con los mejores fontaneros que te ayudarán a solucionar estos mal funcionamientos en tu instalación.

Algunos radiadores excepcionales

En las instalaciones más modernas, no es necesario realizar este procedimiento para purgar cada elemento de la instalación. Es el caso de las válvulas automáticas por ejemplo. En este caso, tan solo hay que programar la purga y el aire se eliminará de manera muy sencilla por un respiradero que llevan instalado. Son sistemas muy modernos y sencillos, pero todavía inusuales en los hogares.

Desde Tubo-plástica, te aconsejamos que si no estás seguro de cómo purgar tus radiadores, confíes en un profesional de fontanería. Llámanos y consulta nuestros presupuestos sin compromiso.