Mantenimiento del aire acondicionado

Mantenimiento del aire acondicionado

Si eres de los afortunados que ya cuentas con una instalación de aire acondicionado en tu hogar, sabrás que necesita un mantenimiento adecuado de manera periódica. En Tubo-Plástica, contamos con expertos que pueden ayudarte en este tarea, pero hay unos pasos básicos que puedes controlar tu mismo. Te los contamos.

Aunque es muy recomendable contratar a un profesional que revise y se ocupe del mantenimiento del aire acondicionado, hay algunas tareas, que puedes llevar  acabo tu mismo para asegurar el buen funcionamiento de tu aparato.

 

La limpieza de los filtros

Uno de los trabajos básicos, y que muchas veces son causa de un mal funcionamiento o bajo rendimiento, es la escasa o inexistente limpieza de los filtros.

Esta parte del aparato es la encargada de que puedas disfrutar de un aire mucho más limpio. Si se acumula demasiado polvo y otras partículas tu aparato consumirá más energía y a pesar de ello no climatizará correctamente.

Es muy sencillo acceder a los filtros, simplemente extrayendo la tapa delantera y tras quitar algunos tornillos las placas con los filtros saldrán fácilmente.

Para su limpieza solo necesitarás agua, un trapo limpio y algo de paciencia. Con cuidado ves retirando con el paño mojado la suciedad sin romper o dañar el material.
En el caso de que hay mucha suciedad, te recomendamos utilizar desinfectantes creados para este tipo de trabajos, con la finalidad de eliminar cualquier bacteria que haya podido proliferar y que pueda mermar la calidad del aire.

La unidad exterior

Por otro lado, no debemos olvidar que nuestro aparato tiene una parte situada en el exterior y que es más propensa a acumular suciedad.

Aunque el ventilador de su interior, está protegido, también acumula suciedad y puede dificultar la salida del aire caliente. Esto hará que la instalación del aire acondicionado se sobrecargue o no cumpla con su función de manera correcta.

Para un correcto mantenimiento, si no tienes conocimientos sobre este tipo de instalaciones, lo mejor es que confíes en los profesionales de de Tubo-Plástica.

Para que tu aire acondicionado esté siempre a punto, asegúrate de limpiar bien el ventilador de la unidad exterior, y también la parte trasera de este. Solo se necesita agua, pero hay que ser extremadamente cuidadoso para no dañar o doblar las aletas y causar una avería mayor.

Además, el profesional, se ocupará también de la limpieza de los tubos de ventilación, lo que le puede permitir a su vez comprobar que no existen averías y en el caso de que alguna zona presente algún fallo o deterioro, te lo comunicará para proceder a su reparación o sustitución.

El gas refrigerante

Ahora, comienzan las tareas algo más técnicas pero que son necesarias para un buen mantenimiento y para evitar futuras averías. Periódicamente conviene observar si el nivel de gas es el adecuado.

En primer lugar hay que aclarar que este tipo de aparatos no se consideran un producto consumible, es decir, que el gas del aire acondicionado no se agota. En el caso de que esto ocurra nunca se deberá a su uso, sino más bien a que hay una fuga que está causando que este nivel disminuya

Los síntomas se traducen en una bajada de rendimiento o en un escaso enfriamiento del aire. Si detectas estos problemas, la causa puede que sea una fuga de gas.

El responsable del mantenimiento del aire acondicionado, puede informarte del nivel del gas y en el caso de detectar que algo va mal, procederá a buscar dónde se está produciendo la fuga y por supuesto la reparará.

En la mayoría de los casos es posible con una pequeña reparación, solventar el problema. Pero una buena detección a tiempo, es clave para evitar daños mayores, grandes reparaciones o la sustitución de toda la unidad exterior.

El sistema eléctrico

No hay que olvidar que el aire acondicionado es una instalación que se alimenta a través del sistema eléctrico y que por ello, hay que tomarse muy en serio que cada una de estas partes implicadas estén en correctas condiciones.

En casas antiguas, la instalación eléctrica puede necesitar reparaciones, por ello, un buen  mantenimiento regular, puede evitar accidentes graves, que no solo estropeen el aire acondicionado, sino que afecten a otras zonas del hogar o las personas que viven en el.

Un experto, conoce perfectamente las partes eléctricas que intervienen en el buen funcionamiento y comprobará que todo está en condiciones óptimas.

En general, y como hemos comentado a lo largo de este post, un buen mantenimiento periódico y un cuidado regular del aparato, pueden evitar numerosos accidentes o un gasto desorbitado cuando menos lo esperamos.

Confía solo en expertos autorizados como los de Tubo-Plástica y te ayudaremos a que disfrutes de un sistema de aire acondicionado siempre a punto y totalmente seguro.