Soluciones de albañileria: Todo sobre el alicatado.

Soluciones de albañileria: Todo sobre el alicatado.

Alicatado de albañileria en la cocina

En Tubo-Plástica, os aportamos soluciones integrales para que tu hogar o local estén siempre a punto. El alicatado, es una tendencia al alza y que aporta un gran toque estético y personal a las estancias. Descubre nuestras soluciones de albañilería y descubre todo lo que necesitas saber sobre el alicatado.

¿Qué es el alicatado?

En primer lugar, hay que entender en qué consiste esta técnica. Se trata de colocar baldosas de diferentes tipos, formas y materiales sobre paredes y suelos.

Típicamente, podemos encontrar este tipo de solución en cocinas y baños, especialmente en puntos clave como son las paredes que rodean duchas y bañeras, o en suelos y paredes principales de las cocinas.

Alicatado de albañileria en la cocina

Antiguamente el alicatado era una de las soluciones de albañilería a la que más se recurría por motivos de higiene y protección de las estancias más húmedas de la casa. El alicatado brinda una protección a la estructura de las paredes y suelos frente a escapes de agua o problemas en la fontanería.

Pero lo cierto es que ahora, el alicatado también se utiliza como modo de decoración y es perfecto para renovar estancias de manera sencilla y sin grandes obras.

Soluciones de albañilería para reformar tu hogar.

Como comentamos, alicatar paredes o suelos, es una tendencia al alza, no solo por poder encontrar materiales aislantes y resistentes, sino porque ahora, en el mercado los podemos encontrar en variedad de colores, estampados, materiales y tamaños.

A continuación os damos todas las claves sobre el alicatado para que sea una de las soluciones de albañilería a considerar si estás esperando reformar tu hogar.

Más sobre Albañilería

¿Qué debo tener en cuenta antes de realizar un alicatado?

La zona que se desea renovar. Baño alicatado

Esto es muy importante, ya que según tu objetivo, será mejor alicatar una estancia entera, o tan solo un punto focal.

Por ejemplo, en ocasiones, si un baño es pequeño y queremos darle un aspecto más limpio y moderno, puedes optar por el alicatado en paredes y suelo. Escoge grandes azulejos, de colores claros y materiales resistentes. De esta manera consigues un bonito efecto visual que hará que tu baño parezca más amplio.

Por el contrario, si lo que ocurre es que estás cansado de ver una estancia grande, demasiado uniforme y monocromática, decántate por el alicatado en una pequeña zona.

Es decir, escoge el que puede ser un punto focal de la estancia y escoge unos azulejos que combinen con el resto de la decoración, pero que sean originales y llamativos.

Por ejemplo, hay quien opta por alicatar una de las paredes centrales de la cocina, la que se encuentra sobre la encimera principal, o por ejemplo, una pared demasiado larga y angosta en un salón.

En estos casos, el alicatado es una de las soluciones de albañilería más sencillas y versátiles que te ayudará a renovar una estancia por completo con un pequeño esfuerzo y presupuesto.

El estado de las paredes y suelos.

Por otro lado, cuando ya tengas el proyecto en mente, es hora de hacer frente al estado actual de paredes y suelos.

La albañilería, es un sector que trae consigo muchas sorpresas que solo aparecen cuando los profesionales nos ponemos manos a la obra. Hay dos situaciones muy comunes que se dan a la hora de comenzar con el alicatado.

  • Paredes y suelos sin aislamiento y con humedades.

Estas situaciones se dan sobre todo en hogares con una importante antigüedad o que cuentan con gran deterioro. Muchas veces al tener que sustituir un alicatado, salen a la superficie problemas como un mal aislamiento o zonas con humedades.

Para garantizar unos resultados eficaces y de calidad, los expertos en albañilería acabarán con estos problemas antes de proceder al alicatado.

De está manera tus azulejos se fijarán correctamente y durarán en buen estado durante mucho más tiempo.

  • Suelos mal nivelados.

Por otro lado, como profesionales de la albañilería, nos encontramos en ocasiones – ya sea por una mala obra anterior, o el deterioro- con suelos y paredes desnivelados.

El encaje del alicatado debe de ser perfecto y las líneas deben verse rectas y en la posición correcta.

Esto es clave, no solo para una buena fijación, sino para que el impacto visual sea el esperado y correcto.

Suelo alicatado

Aunque suele ser un contratiempo, existen soluciones de albañilería sencillas que acaban con estos suelos y paredes mal nivelados y que permiten la aplicación posterior del alicatado sin mayor problema.

Como ves, el mundo del alicatado tiene mucho que ofrecer. Si quieres reformar una estancia, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y nuestros profesionales de albañilería te informarán sobre esta y otras soluciones para conseguir un hogar o local de diez.