Ventanas de madera: cómo limpiarlas para que se conserven perfectamente

Ventanas de madera: cómo limpiarlas para que se conserven perfectamente

Conservar ventanas de madera

Muchas casas cuentan hoy en día con ventanas de madera instaladas en sus hogares. Hoy en TuboPlástica queremos explicarte como limpiar y conservar las ventanas de madera de manera sencilla.

Consejos para poder limpiar las ventanas de madera

Según la ubicación de las ventanas, deberemos mantenerlas y limpiarlas con una frecuencia u otra. Cuando hablamos de ubicación, nos referimos a la zona geográfica ya que según una región u otra, los climas varían mucho.

Aunque la orientación de las ventanas de madera también afectarán a la frecuencia con la que las deberemos limpiar. Aquellas que estén situadas con una orientación sur, directa o indirecta tendrán mucho más desgaste, por lo que será necesario emplear más tiempo en ellas para conservarlas mejor.

Si las ventanas tienen un buen recubrimiento, las labores de limpieza y mantenimiento serán menores

Cuando instalamos ventanas de madera, es importante aplicarles una capa de barniz para exteriores. De esta manera, quedarán protegidas tanto de los rayos ultravioleta de sol así como aportar una barrera impermeable que las proteja de las inclemencias del tiempo.

Limpiar ventanas madera

Además,  con el barniz también evitaremos que se manchen y resultarán mucho más fáciles de limpiar, sin pensar tanto en el procedimiento. Aunque es importante tener en cuenta que todos los barnices se irán desgastando con el tiempo.

Por eso, debemos brindarle una serie de cuidados, teniéndole que aplicar capas de barniz protector para maderas exteriores.

¿Cómo puedo limpiar las ventanas de madera?

Si limpiamos las ventanas de madera conseguiremos que siempre estén perfectas, además será el paso previo a realizar a la hora de aplicar una nueva capa de barniz. La limpieza es importante porque cuanto más a menudo se limpien, menos se necesitará aplicar otra capa de barniz.

Cuando están a la intemperie, se acumularán elementos y suciedad que degradarán el recubrimiento inicial de protección y penetrarán en la madera. Para poder limpiar las ventanas de madera es necesario realizar los siguientes pasos:

  • Usar un pincel o una brocha suave será necesario para quitar la primera capa de suciedad y polvo
  • A continuación, debemos pasar un paño húmedo de agua templada para poder limpiar bien el material. Hay que poner especial cuidado a las esquinas y los lugares donde se acumula la suciedad.

Más sobre carpintería en Zaragoza

  • Podemos limpiar con jabón neutro o detergente suave si ha transcurrido mucho tiempo desde que hemos limpiado las ventanas.
  • Es importante buscar posibles grietas y sellarlas con masilla que podemos encontrar en tientas o grandes superficies. Si la grieta es muy profunda, aplica masilla un par de veces y déjala secar entre las aplicaciones. No olvides lijar para igualarlas.
  • Cubre la ventana con una nueva capa de barniz protector que dará la misma tonalidad a toda la ventana de madera.

Cómo cuidar las ventanas de madera

No solo la limpieza y el barniz son importantes, también debemos tener en cuenta la acumulación de los elementos y el tiempo que ha transcurrido y ha degradado la capa protectora.

Deberás realizar una limpieza a fondo de la ventana tal y como hemos mencionado en los pasos anteriores. Además, aplicar una nueva capa de restaure la impermeabilidad y la protección ante los rayos ultravioleta del sol será fundamental.

Si el barniz se ha degradado mucho, aplicar directamente una capara hará que quede irregular. Podemos lijarla suavemente para igualarla y preparar la superficie, pero no es muy recomendable.

¿Cuáles son las ventajas de las ventanas de madera?

La madera es uno de los elementos más empleados para la construcción de viviendas debido a dos aspectos importantes. En primer lugar, su capacidad aislante, ya que la madera tiene mucha más capacidad de aislamiento térmico, muy similar al del PVC, pero no llega a alcanzar los niveles de este.

Por otro lado, permite una gran posibilidad de diseños y cuenta con un acabado bonito, para combinar con estilos tradicionales o rústicos.

Podemos encontrar diversos tipos de ventanas de madera. Por norma general, se suelen distinguir entre madera dura y blanda:

  • Las maderas duras se obtienen de los árboles caducifolios. Este tipo de árboles tiene un crecimiento más lento, por lo que las ventanas de este tipo serán más caras. Su tratamiento es complicado por su gran resistencia, y las más usuales suelen ser el roble, el fresno, el nogal y el álamo.
  • Las maderas blandas suelen proceder de coníferas y árboles de hoja perenne, cuyo crecimiento suele ser rápido. Estos árboles son mucho más abundantes, pero su madera es menos resistente, por lo que son más fáciles de trabajar. Son las más comunes y baratas del mercado. El pino, el ciprés y el abeto suelen ser los más comunes. Además, respecto a su acabado, este tipo de maderas tienen menos vetado, densidad y tienen un color más claro que las maderas duras.

Aunque hoy en día, en el mercado, podemos encontrar ventanas de PVC con acabado de madera que logran reproducir la estética de ésta, pero son mucho más baratas y no necesitan mantenimiento.

No dudes en contactar con nosotros si todavía tienes dudas al respecto.