Grifo termostático: ¿Qué es y cómo utilizarlo para ahorrar?

Grifo termostático: ¿Qué es y cómo utilizarlo para ahorrar?

grifo termostático

En Tubo-Plástica, somos expertos en el sector de la fontanería, y queremos traerte siempre las últimas novedades. Hoy te hablaremos sobre el grifo termóstatico. ¿Aun no sabes qué es?. Puede ayudarte a ahorrar y a conseguir una comodidad increíble. Descubre más a continuación.

En artículos anteriores, ya hemos hablado sobre algún diferentes tipos de grifos, pero hoy nos queremos centrar en uno de los más modernos, y que aunque no es tan nuevo como puede parecer, todavía es un gran desconocido.

El Grifo termostático: ¿Qué es?

grifo termostáticoSe trata de un grifo con un sistema totalmente diferente al resto. Cuenta también con dos mandos, como los más tradicionales, pero uno de ellos, regula la temperatura y otro el caudal del agua.

Esto quiere decir, que es un grifo especialmente creado para obtener la temperatura ideal de manera sencilla y rápida. Gracias a lo que también conseguimos grandes ahorros de agua, y finalmente de dinero.

Su funcionamiento, a pesar de ser diferente, es muy sencillo. El mando que regula la temperatura, nos va a permitir, ajustar perfectamente los grados a los que queremos que salga el agua. Mientras que en el lado opuesto, determinaremos la cantidad de agua que queremos recibir.

Esto es posible, gracias a que el grifo termostático, en realidad controla el caudal de agua fría que sale al exterior, consiguiendo así una temperatura más precisa y constante. Es decir, según la temperatura marcada, el sistema dejará pasar más o menos agua fría para que al mezclarse con la más cálida, se alcancen los valores fijados.

Las grandes ventajas del grifo termostático.

Quizá ya has adivinado algunas, tras la explicación del sistema, pero para que no te dejes ninguna, te contamos todas las ventajas de este sistema de fontanería.

Temperatura siempre constante

Dos de sus principales ventajas es por un lado, la comodidad que conseguimos gracias a que la temperatura se puede mantener constante. Es decir, a menos que cambiemos el mando que regula la temperatura, el agua, no se verá alterada y tendremos de principio a fin un caudal agradable.

Agua agradable en menos tiempo para ahorrar más.

Además, gracias al grifo termostático y su funcionamiento, es posible obtener el agua a la temperatura ideal en mucho menos tiempo.

Al fijar los grados centígrados y ser el propio grifo el que controla el caudal frío, hay que esperar menos tiempo hasta obtener el agua a la temperatura ideal.

Además de obtener un baño mucho más agradable, verás como puedes reducir el consumo de agua hasta en un 50%. De manera más visual, lo podrás comprobar en tus facturas, ya que gracias a este ahorro en agua, a final de mes también te habrás ahorrado una importante cantidad de dinero.

Es interesante también, su modo ahorro en el mando del caudal, ya que es posible fijar un tope, de manera que si lo superamos, el caudal se regula y sale la mitad o un tercio del agua. Permitiendo así todavía un mayor control y ahorro.

Sistema fácil de utilizar.

Ducha con grifo termostáticoPor último, te diremos que además es un grifo muy fácil de utilizar y que es totalmente intuitivo. De hecho es mucho más sencillo que un grifo a dos mandos, ya que no tenemos que ir ajustando poco a poco ambos caudales hasta que el agua fría y caliente se mezcla para conseguir la temperatura deseada.

Sino que con este sistema, puedes prefijar la temperatura que prefieras y en pocos segundos, el caudal –que también puedes ajustar- estará listo para que disfrutes de un baño perfecto o tengas el agua a la temperatura que desees para cocinar, limpiar, beber etc.

Pero, ¿es suficientemente seguro?

Una de las dudas más comunes, es si este tipo de grifo es seguro. Estas dudas, ante todo radican en la imposibilidad de gestionar el caudal de agua fría de manera automática como se ha hecho siempre.

Si reflexionamos, cuando el agua comienza a estar caliente y disponemos de un grifo de dos mandos, lo primero que hacemos suele ser abrir algo más el del agua fría, para volver a encontrar el equilibro.

Sin embargo, con un grifo termostático no podríamos. Pero no supone un problema, ya que si por ejemplo, el suministro de agua fría se corta, el grifo termostático cuenta con un sistema de seguridad que cierra también el suministro de agua caliente, para evitar accidentes y quemaduras.

Además, para evitar también que la temperatura del agua caliente se exceda, por ejemplo golpeando accidentalmente el grifo, también hay un sistema de seguridad.

En este caso, la gran mayoría de grifos de este tipo, permiten una temperatura máxima de 37 o 38 ºC. En el caso de querer aumentar la temperatura, hay que activar otro botón de manera voluntaria. Esto representa una gran medida de seguridad, que impide temperaturas demasiado altas, sobre todo en situaciones en las que podemos girar sin querer el mando de la temperatura.

Como ves, son muchas las ventajas del grifo termostático. Además, se pueden instalar en diferentes lugares, duchas, fregaderos, lavabos…Para poder disfrutar de la máxima comodidad y ahorro en todo el hogar.

Si todavía tienes más preguntas, o necesitas más información, y ayuda con la instalación, no dudes y ponte en contacto ya mismo con nosotros. En Tubo-Plástica pondremos a tu disposición a los mejores profesionales para que consigas un grifo termostático seguro y en poco tiempo.