Cómo prolongar la vida útil de tu aire acondicionado

Cómo prolongar la vida útil de tu aire acondicionado

Ahora que comienza a venir el calor, es normal disponer de nuestros aparatos de aire acondicionado durante largos periodos de tiempo. Pero para poder seguir disfrutando de ellos sin gastar más es necesario prestar atención a unos cuantos elementos. Un abuso del airea condicionado puede hacer que se nos estropee antes de lo previsto.

Por ello, para evitar este problema, queremos que conozcas una serie de consejos a tener en cuenta para que el aparato de aire acondicionado dure más.

El aire necesita de un buen mantenimiento para que dure más

Como ya adelantábamos, para conseguir que nuestro aparato de aire acondicionado sea más duradero, es necesario que pase por unas revisiones de mantenimiento. Es importante saber que no sólo tenemos que cuidarlo en verano, sino que se debe revisar de manera periódica durante todo el año para evitar averías.

Además, no sólo debemos cuidad el Split. La unidad exterior también puede sufrir en invierno debido a las condiciones meteorológicas externas, pudiendo producirse fugas o congelar ciertas partes que podrían estropear el aire y hacer que el desgaste del aparato sea mucho mayor.

Por tanto, es necesario contactar con profesionales que revisen las unidades del dispositivo y hagan todas las acciones que sean necesarias para que el dispositivo esté en perfectas condiciones.

Limpia los filtros, apaga el dispositivo y controla el ajuste de la temperatura

Limpiar periódicamente los filtros es una tarea que se debe realizar para conseguir que el dispositivo tenga una vida útil más larga. Si se acumula suciedad en ellos, la bacteria y el polvo se incrustarán en el aparato y puede entrar en otros elementos causando así averías. Y, por tanto, su eficiencia también será mucho menor.

 Si la suciedad se acumula, el aparato hará sobreesfuerzos y se podrá estropear con mayor frecuencia.

Para evitar esta situación y conseguir que el aire esté en las mejores condiciones durante más tiempo, puedes limpiar las zonas que tienden a acumular más suciedad. Aunque también puedes contratar a profesionales que lo hagan por ti.

Si no haces uso de tu dispositivo, apágalo. De esta manera el aire acondicionado no trabajará de forma innecesaria y tendrá más posibilidades de que se pueda estropear.

Otro de los consejos importantes al que se le debe prestar atención es la elección del aparato. Elegir un airea condicionado con una potencia adecuada evitará que haga un esfuerzo innecesario. Para ello, debemos calcular los metros que se quieren climatizar y encontrar el aparato que más se ajuste a ello.

Más sobre aire acondicionado

Si escogemos un dispositivo con una potencia escasa, tendrá que trabajar más para poder enfriar todo el espacio y se averiará antes. Pero si ya tenemos uno con la potencia adecuada, ten cuidado al ajustar la temperatura.

No abuses del aire acondicionado, y no programes una temperatura que no se diferencie más de 10 grados de la temperatura exterior. La temperatura ideal está entre los 21 y 25 grados. Así podrás prologan la vida útil de tu dispositivo.

Aire acondicionado energéticamente eficiente

La eficiencia energética del aparato también influirá en su vida útil. Para ello, observa bien la etiqueta energética. Esta etiqueta es obligatoria en todos los equipos de aire acondicionado, y sirve para informar tanto de los valores del equipo como del consumo energético anual, la potencia de refrigeración e incluso el coeficiente de eficiencia energética o el nivel de ruido.

Estas etiquetas informan a los consumidores del ahorro que supone contar con un aire acondicionado con esas características. Tener un aire acondicionado que sea energéticamente eficiente supone que además de ahorrar costes, contribuimos a ser responsables con el medio ambiente.

Las categorías de eficiencia energética son A, B y C, siendo A la más eficiente.

Para que un aparato de aire acondicionado pueda ser clasificado como A, debe cumplir una serie de requisitos marcados por la directiva de etiquetado de eficiencia energética. Y aunque los aires acondicionados más eficientes pueden tener un precio más elevado al principio, lo cierto es que se terminan amortizando.

 

Como ves, podemos realizar pequeñas acciones para contribuir a que nuestro aire acondicionado dure mucho más.