Qué es el gresite: Tipos y cómo colocarlo.

Qué es el gresite: Tipos y cómo colocarlo.

Cómo colocar gresite de colores

 Cómo colocar gresite de coloresAhora que llega el buen tiempo y las vacaciones, son muchos los que se lanzan a renovar algunos puntos del hogar para darle un aire nuevo. Una de las soluciones más sencillas que ofrecen muy buenos resultados, es la instalación del gresite. En nuestro artículo de esta semana, te enseñamos qué es este producto, los tipos que hay y como colocarlo para que puedas renovar tu hogar por ti mismo.

¿Qué es el gresite?

Se trata de un material muy similar a los azulejos con la diferencia de que el gresite es de menor tamaño. Es un revestimiento formado entonces de pequeñas teselas de material de vidrio que se adhieren a las paredes con una masa especial para este tipo de productos y que es de sencilla colocación.

La forma en la que más se ha utilizado este material es para revestir piscinas, este es el diseño de gresite que todo el mundo conoce. Este material es perfecto para esta instalación ya que soporta muy bien la humedad, pero gracias a la cantidad de tipos, formas y colores en los que se comercializa el gresite ha hecho que su instalación dentro del hogar sea mucho más común.

Por supuesto se trata de un revestimiento del que no conviene abusar, no queremos que nuestras estancias se conviertan en “piscinas” gigantes, pero sí son muy útiles para revestir zonas pequeñas o paredes de manera individual que crean un ambiente diferente y decoran tu hogar de manera muy sencilla.

Tipos de gresite.

Como comentamos, el mercado se adapta a las nuevas tendencias y hay diferentes tipos de gresite que aportan nuevas oportunidades gracias a sus diferentes formas, colores, y disposición .

Gresite nacional e italiano.

Estos dos tipos son muy similares, la única diferencia es el acabado de las puntas de cada azulejo. Para el caso del nacional, las esquinas son redondeadas, por lo que su colocación es más sencilla. Sin embargo el italiano, cuenta con los bordes más puntiagudos lo que implica que la colocación deba de ser perfecta para no crear un efecto visual desordenado o de líneas inclinadas.

Gresite en planchas.

Para una colocación mucho más sencilla, tenemos ahora gresite en planchas. De esta manera si la zona a cubrir es pequeña, será una tarea sencilla. Suelen ser planchas cuadradas de 33 cm y gracias a ir todas las teselas unidas, hacen más rápida la colocación y permiten crear mosaicos.

Este gresite en planchas, puede venir en diferentes formatos. Las pequeñas teselas pueden ir unidas por papel, PVC o malla de fibra. De esta manera, una vez adheridos a la pared, en el caso de que sean planchas de gresite unidas por papel, podremos retirar este material fácilmente con agua, consiguiendo un acabado muy profesional.

Ahora bien, estos trabajos pueden ser un poco complejos y costosos si nunca te has embarcado en un proyecto similar, por ello, te aconsejamos que si la zona es muy extensa o deseas un diseño de gresite muy elaborado, es mejor que confíes en los expertos de Tubo-plástica para la colocación del gresite en tu hogar.

Aplicaciones del gresite

Este  material se puede aplicar en múltiples estancias y formatos. En TuboPlástica te aportamos algunas ideas para que puedas emplear el gresite en diversos lugares.

Gresite piscina

El gresite aplicado a piscinas permite crear decoraciones totalmente personalizadas. Además, la estética no es la única ventaja de este material ya que gracias a su inalterabilidad resiste todo tipo de productos químicos, radiación solar, heladas, cambios bruscos de temperatura, abrasión, etc.

Podrás escoger entre placas con las fichas unidas o piezas unidas mediante un cordón de silicona para que la colocación y la flexibilidad sean mucho mayores. Si necesitas consejos para instalar el gresite no dudes en contactar con nosotros.

Gresite baño

El gresite es un material de alta calidad, resistente y de fácil limpieza y mantenimiento. Por este motivo, no solo conseguirás que tu baño sea estéticamente más bonito, sino que también será práctico. Es perfecto para los baños más pequeños, ya que conseguirá ampliarlos, siempre y cuando los colores lo acompañen, ya que los oscuros harán que parezca más pequeño.

Según los gustos, podemos colocar más o menos gresite. Es decir, puedes decorar las paredes de la estancia completamente con gresite o bien decantarte por colocar únicamente cenefas combinándolos con azulejos lisos.

Una de las ventajas de este material es que permite combinar y decorar a gustos, ya que hay infinitas combinaciones.

Gresite ducha

En cuanto a las cerámicas decorativas, cada vez son más quienes optar por alicatar tanto las paredes como el suelo de la ducha con gresite, ya que es una opción original y permite decorarlo de muchas formas.

Este material es muy recomendable para baños pequeños porque consigue ampliar visualmente la estancia. Gracias a su característica antideslizante, se puede emplear también en el suelo para evitar así las caídas y los resbalones. Además, también se suele emplear en duchas porque soporta muy bien la humedad.

Escaleras de gresite

Gracias a sus características técnicas y a su estética, es una de las soluciones más habituales para escoger como acabado en los proyectos de piscina.

Además tiene una amplia capacidad para poder adaptarse a cualquier forma, ya sean zonas curvas, escaleras, pendientes, etc. Así como otro tipo de revestimientos con mayores dimensiones. Por otro lado, podemos escoger entre una amplia variedad de colores y acabados.

Suelo gresite

Contar con un suelo resistente y fácil de limpiar suele ser complicado en ocasiones. El gresite es una de las mejores opciones para implantar en el suelo de la cocina porque es fácil de limpiar y desinfectar y no se estropea con la humedad.

Escoge un tono neutro que pueda combinar con los muebles y no resulte muy llamativo.

¿Cómo colocar el gresite?

Como colocar gresite en planchasUna vez ya conocemos los tipos de gresite, es hora de aprender cómo colocar este revestimiento de vidrio.

1-Planificación.

En primer lugar, planifica cuánto necesitas. Mide la superficie e infórmate de la medida exacta de las placas. Deberás comprar un 10% más del gresite que has calculado, de esta manera si hay problemas en la colocación no te quedarás sin material.

Eso sí como el gresite se corta mucho más fácilmente que los azulejos, conseguirás rellenar cualquier hueco sin problema y necesitarás menos margen de producto extra. Una vez los tengas, coloca dos o tres placas en la pared sin fijación para asegurarte de que es el diseño que deseas y que van a encajar bien con el resto de elementos.

2-Masa de fijación.

A continuación, sigue las instrucciones del fabricante para la masa de fijar gresite. Mezcla bien si el producto viene dividido.

Antes de aplicarlo, asegúrate de que tu pared está limpia, lisa y sin imperfecciones. Si no, la masa no podrá fijarse correctamente a está, pudiendo hacer que el gresite se desprenda o quede con un acabado imperfecto. Ahora, ya puedes comenzar a aplicar la masa, hazlo de abajo arriba y de izquierda a derecha. ¡Pero cuidado! nunca rellenes más de un metro cuadrado de pared de vez.

3-La primera malla de gresite.

Este es un paso clave que determinará la colocación del resto de malla de gresite.

Una vez puesta la masa de fijación coloca la primera malla, ayúdate de un nivel para comprobar que esta recta pero debes aplicar presión a lo largo de toda la pieza para evitar que se formen curvas en las zonas medias. Te puedes ayudar de un mazo de goma para que el gresite se adhiera de manera más segura a la masa, siempre aplicando pequeños golpes para evitar que la malla se deslice.

4-Continua colocando la malla.

Una vez este puesta la primera pieza, ayúdate de los separadores. CUIDADO: deben de ser de la misma medida que la separación que hay en las teselas de la malla. Si no se creará un efecto nada agradable por la diferente separación entre las mallas y las teselas.

Se trata de un punto muy importante ya que no solo afecta al diseño sino que se crea esta separación para evitar que el gresite se rompa al dilatarse por cambios de temperatura.

5-Pasta de juntas.

Finaliza tu proyecto aplicando la pasta de juntas. Sigue las instrucciones del fabricante y mezcla el polvo con la cantidad de agua necesaria ayudándote de la gaveta. Extiéndela bien sobre todas las teselas del gresite para que penetren bien en las juntas. Gracias a esta pasta consigues una mejor adherencia, un acabado más brillante y una mayor resistencia del revestimiento.

Se trata de un proyecto muy sencillo que puede cambiar el aspecto de toda una habitación. Eso sí, requiere mucha paciencia, si necesitas modernizar tu espacio de manera profesional, no dudes en contactar con nosotros y nuestros expertos en albañílería se ocupan de la instalación del gresite que tu elijas.