Reformar un baño para personas mayores o con movilidad reducida

Reformar un baño para personas mayores o con movilidad reducida

Persona mayor

En ocasiones no nos paramos a pensar en lo difícil que puede ser  algo tan sencillo como lavarse las manos, o tomar una ducha para personas mayores o aquellas con movilidad reducida. Hoy os damos unos consejos que os ayudarán a conseguir un baño más adaptado para evitar accidentes y hacer una vida más fácil a algunas personas.

Persona mayor

En Tubo-Plástica, somos expertos en reformas y contamos con profesionales de diferentes gremios: albañilería, fontanería, carpintería… Gracias a ello, podemos ofrecerte trucos de todo tipo para que tu nuevo baño sea más seguro.

Menos obstáculos para mejorar la movilidad

Como comentábamos, hay muchos aspectos que no tenemos en cuenta hasta que nos topamos con el problema. Dentro de un baño, existe una barbaridad de obstáculos que impiden que personas con movilidad reducida, o los ancianos, puedan acceder con facilidad o hacer uso de los diferentes elementos.

Ducha apta para personas mayores o con movilidad reducida

Aquí os dejamos algunos puntos clave a tener en cuenta.

  • La entrada al baño: La puerta es el primer obstáculo que se encuentran, o que puede ser toda una trampa en caso de accidente. Esta debe ser corredera, o bien abrirse siempre hacia afuera. Con esto evitas que si caen al suelo estando dentro, la puerta les impida salir porque la están bloqueando o que otra persona no pueda entrar a socorrerles.
  • Muebles bajo el lavabo: Este es un tipo de distribución muy común en los hogares. Para aprovechar el espacio se instalan muebles bajo el lavabo y aunque puede parecer útil, para las personas que utilizan silla de ruedas es una pesadilla. Esto se debe a que hace imposible acercarse bien al lavabo y por tanto impide que puedan hacer uso correctamente de esta instalación.
  • El plato de ducha: Por último, otro obstáculo que deben salvar las personas mayores o con poca movilidad es la entrada a la bañera o ducha cuando el baño no está adaptado. Si vas a reformar este espacio, ten muy en cuenta este punto. Lo más adecuado es decantarte por un plato de ducha sin ningún tipo de borde, es decir, que sea una extensión del suelo. Así se puede acceder fácilmente sin tener que hacer equilibrios ni mayores esfuerzos que puedan acabar en accidente.

Además, este debe de incluir un asiento de dicho, fijo o abatible, según las necesidades de cada persona y sus preferencias. De esta manera puede hacer el espacio más seguro y accesible.

Cuidado con la altura

Baño adaptado para personas mayores o con movilidad reducida

Otro de los problemas, radica en la altura a la que se sitúan los muebles o las instalaciones de fontanería.

Las personas mayores o con movilidad reducida, suelen hacer uso de sillas de ruedas,  esto imposibilita que puedan alcanzar objetos situados muy alto. Para reformar tu baño de manera correcta todas las instalaciones deben estar a menor altura.

Por ejemplo, los accesorios de baño a 1.20 metros o menos, el lavamanos, mejor a 80 cm para un uso más cómodo, el WC es el caso contrario, suelen estar instalados a una altura inferior a la adecuada, hay plataformas que te ayudarán a que quede a 50 cm del suelo.

Por otro lado, deberás instalar barras de sujeción. Estas son indispensables si quieres reformar correctamente un baño y adaptarlo a personas con escasa movilidad. Los modelos horizontales, deben estar a unos 85 cm del suelo, mientras que las verticales, pueden llegar hasta 1.40 metros.

Por supuesto estas medidas son orientativas y estándar, a la hora de reformar el espacio, debes tener en cuenta también las características del que va a ser el usuario del baño, para poder ajustarte a su propia altura y a las medidas de la silla de ruedas en el caso de que la necesite.

Otras medidas para una seguridad total

Más allá de estos consejos totalmente imprescindibles, puedes tener en cuenta otros aspectos que le darán un plus de seguridad al espacio.

Por ejemplo, utilizar suelo antideslizante, muy útil en el caso de personas mayores que carecen de estabilidad y son más propensos a sufrir caídas y tipos de accidentes muy similares. Este tipo de suelos, son fáciles de encontrar y los hay en gran cantidad de diseños, eso sí, confía en profesionales como los de Tubo-Plástica para que la instalación se haga de manera correcta y la seguridad sea máxima.

Por otro lado, hay personas que al tener movilidad reducida, también cuentan con problemas a la hora de manipular algunos objetos. En el caso de un baño, debes tener en cuenta la grifería. Aparte de controlar la altura a la que se coloca, piensa también en el sistema que vas a escoger. Para reformar un baño y adaptarlo a este tipo de necesidades, es muy conveniente elegir grifos con sistema de palanca que no requieran girar la muñeca o ejercer demasiada fuerza o presión para accionarlos.

Si quieres reformar tu baño y este debe de estar adaptado a necesidades especiales, no dudes en contactar con Tubo-Plástica, contamos con profesionales de diferentes especialidades para realizar gran cantidad de instalaciones.

Infórmate ya.